91 352 66 88 pozuelo@equaliadental.es
Cepillos-dentales-cual-utilizar

Cepillos dentales: ¿Cuál Utilizar?

El cepillo dental es el instrumento más eficaz para la eliminación de la placa dental, y en el mercado actual existen una gran variedad de cepillos dentales.

Las caracterí­sticas que deben tener los cepillos dentales para cumplir bien su función serí­an:

Las cabezas más indicadas de utilizar son las pequeñas, planas y rectas, pues resultan más cómodas de manejar que las más voluminosas, y además llegan con mayor facilidad a lugares recónditos.

Las cerdas, cuanto mayor es su número y calidad, mayor será la eficacia del cepillo porque podrá limpiar más superficie y mejores serán los resultados. También es interesante que tengan distintas alturas, pues de esta forma se adaptan mejor a la forma de los dientes, alcanzando espacios interdentales.

Además las cerdas se clasifican en función de su dureza en blandas, suaves y duras. Las blandas son las menos agresivas para las encí­as y el esmalte dental, pero su vida útil es menor. Las duras tienen mayor capacidad de erosión y eliminación de la suciedad, pero perjudican en mayor medida a las encías y esmalte. Por ello se suele recomendar utilizar las suaves, pues gracias a su flexibilidad son muy eficaces.

El mango, su forma no influye en la eficacia del cepillado, pero sí­ en la comodidad a la hora de utilizarlo, incluso los hay con materiales antideslizantes para evitar movimientos bruscos imprevistos. En el caso de los niños, es mejor que utilicen un cepillo que tenga un mango grueso.

En cuanto al cepillo eléctrico, es aconsejable en el caso de individuos con poca habilidad en el manejo del cepillo convencional.

Lo más importante es siempre cepillarse los dientes correctamente y el tiempo suficiente. La mayorí­a de las personas se cepilla durante menos de un minuto, pero para alcanzar todas las áreas de la boca y eliminar las bacterias que producen caries, debe cepillarse durante al menos tres minutos, como mí­nimo dos veces al dí­a.

Es importante cambiar el cepillo dental con una frecuencia aproximada de tres meses, o antes si se observa deterioro, ya que la forma de punta redondeada y flexibilidad en las cerdas se va perdiendo.